lunes, 23 de marzo de 2009

"EL CUENTO DE LA PRINCESA"...

Había una vez, en un enorme y próspero reino, una hermosa princesa que vivía triste, pues no le era permitido jamás salir del castillo... Su nombre era Marge... (ej que era diotro país, ¡ejem!)...



Ella deseaba correr por los jardines, conocer el aroma de las flores, sentir bajo sus pies la arena, la fina hierba, recorrer el reino...

...pero le estaba prohibido.



Su padre, el Rey, había dado instrucciones precisas a todo el personal del castillo de no permitir salir a la princesa, pues temía que sus enemigos pudieran hacerle daño en represalia contra el.



Entonces, no le quedaba mas remedio que vivir asomada por los balcones, añorando algún dia conocer el exterior.





Todos sus intentos por salir, eran impedidos por los guardias o sirvientes.



Día tras día, su desolación crecía y se hacía mas amarga...



Era tanta su desesperación por salir, que un dia encontró la forma de escapar del castillo...



Su encuentro con el mundo exterior fue... mágico.



Todo a su alrededor lo veía hermoso, lleno de color, ajeno a las grises y sobrias paredes de su castillo...

De pronto, ahí entre la hierba, vió un animalito que llamó mucho su atención y lo tomó entre sus manos... Jamás había visto algo como aquello...



Era un simpático sapo. Delicada, se agachó y lo tomó entre sus manos. Los ojos grandes del sapo la miraban con curiosidad, casi como una súplica, entonces ella, llevada por un arrebato de ternura, lo besó...



De pronto ante ella apareció la apuesta figura de un hombre joven, quién, tras la sorpresa de recuperar su estatura real, se dirigió a la princesa con voz firme y agradable...

"No temas, princesa, no te haré daño..."



"...soy el príncipe César, de la dinastía Noble. Una malvada bruja lanzó sobre mi un hechizo hace muchos años, convirtiéndome en sapo, asegurando que sólo volvería a la normalidad cuando recibiera el primer beso de una hermosa joven...



...esa hermosa joven, eres tu, Princesa Marge... En agradecimiento a tu bondad, voy a concederte tres deseos, ¡pide lo que tu mas anheles, que se te concederá!... ¡Ah!, pero, ¡ten cuidado, Princesa!, si acaso pidieréis el mismo deseo tres veces, sufrirías tu también un encantamiento"...



Indecisa al principio, pero segura y feliz, la Princesa Marge pensó en su padre, y en el largo encierro al que la tenía confinada, y entonces, sin pensarlo mas, pidió el mismo deseo tres veces y...

¡¿QUE CREEN?!!!...


*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*

...¡pues que la prinesa quedó...



EN - CAN - TADISIMA!!!!!!



...y Colorín Colorado, este cuento, se ha terminado....
***************************************************************
P.D. Princsa Marge, ¡no seas gacha!, pasa el LM, unas amigas y yo queremos ir de cacería de sapos... ¡andaaaaa!, hoy por mi, mañana por ti...

1 comentario:

Malu dijo...

jajajajajajajaja si digan donde hay sapos es esos :p